Colección: La Ciencia Para Todos
Editorial: Fondo de Cultura Económica
ISBN: 9789681669393
Formato: 13.5x18 cm
1a Edición: 1987
Esta Edición: 2011


Precio:  92,50 Bs.


Revisa el indice
Envia a un amigo por email




COMPRAR LIBRO AQUI »
Si vives en Bolivia, lo llevamos a tu domicilio sin costo adicional
Obten un DESCUENTO o compra tu libro a CREDITO
¡Contáctanos!
La radioactividad

Silvia Bulbulián Garabedián

Las ideas de Aristóteles acerca de la composición de la materia obstaculizaron el desarrollo de la teoría atómica hasta fines del siglo XVIII, y no fue sino hasta el descubrimiento de la radiactividad, por parte de Henri Becquerel y de Pierre y Marie Curie, que el concepto de átomo-  no uno indivisible y simple, sino uno complejo- se colocó como parteaguas de una nueva forma de concebir la materia.

En esta obra Silvia Bulbulian relata cómo el descubrimiento de que ciertos elementos, como el uranio y el polonio, emiten radiaciones al desintegrarse, se convirtió en uno de los hallazgos que revolucionaron la ciencia del siglo XX; presenta además las diversas aplicaciones que la radiactividad tiene-por ejemplo, en la medicina y en la industria energética-, sin dejar de recordar la responsabilidad de las personas en el buen manejo de la impresionante energía contenida en los átomos.

---

PREFACIO

El descubrimiento de la radiactividad y de los elementos radiactivos naturales en los últimos años del siglo pasado marcó el inicio de una serie de descubrimientos importantes que cambiaron completamente la idea que se tenía sobre la estructura de la materia. Se tuvo que abandonar la noción que en el siglo XIX se tenía del átomo como un objeto simple, compacto e indivisible en favor del concepto de una estructura más compleja.

En 1896 el físico Henri Becquerel descubrió la radiación emitida por los minerales de uranio. Los estudios que realizaron en ese año Pierre y Marie Curie sobre los minerales de uranio y torio condujeron al descubrimiento de dos elementos: el polonio y el radio; estos elementos despertaron un gran interés por una de sus principales características: emitir radiaciones muy penetrantes, a semejanza del uranio y el torio. A esta propiedad del radio y otros elementos inestables de emitir energía en forma de radiación al desintegrarse Marie Curie la llamo "radiactividad".

La radiactividad es una manifestación de que los núcleos que presentan este fenómeno son inestables; por medio de ella esos átomos tienden a la estabilidad. En 1911, utilizando como herramienta una fuente de polonio emisora de radiación, Rutherford realizó experimentos que lo llevaron a proponer el modelo nuclear del átomo, modelo que sentó las bases del conocimiento que se ha desarrollado actualmente sobre la estructura de la materia.

Los años treinta fueron también muy ricos en descubrimientos: en un periodo de siete años, se descubrieron el electrón positivo, el neutrón, la radiactividad artificial y la fisión nuclear. La mayor parte de los estudios fueron hechos en Francia, Inglaterra y Alemania; pero esto era de esperarse, ya que los grandes descubrimientos no germinan repentinamente. Aunque el ingenio y la capacidad científica del sabio no se pueden sustituir, se requiere, además, que el dominio de la ciencia haya llegado a un grado de madurez suficiente y que se hayan formado investigadores en los institutos de investigación y universidades, que es donde se acumulan las tradiciones científicas. En este libro se desea presentar una breve historia de estas experiencias acumuladas en diversas instituciones del mundo, haciendo hincapié sobre todo en aquellos descubrimientos que han sido las piedras angulares sobre las que se han edificado las teorías fundamentales de la ciencia. El desarrollo de la historia que se presenta es secuencial, como los eslabones de una cadena; es decir, se van enlazando los conocimientos presentados en un capítulo con aquellos de que se trata en el siguiente, sin que eso signifique en manera alguna que el relato está desarrollado cronológicamente; todo lo contrario: en muchas ocasiones el lector tendrá que retroceder mentalmente muchos años para poder seguir la secuencia de la historia.

Sobre el autor(a)

Nació en Estambul, Turquía, en 1930. Sus padres fueron Narcis Bulbulián y Srpui Garabedian. Su familia emigró a México y EE.UU. Estudió en México, es pionera en el desarrollo de la química nuclear en ese país. Ha recibido la medalla Carlos Graeff Fernández en 1988 y la medalla Manuel Sandoval Vallarta en 1989, otorgadas por el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares de México.

En la misma colección